La semana pasada hablamos de adecuar la casa para el invierno y reducir el consumo energético para ahorrarnos unos euros y también respetar el medio ambiente.

Hoy os hablamos de las casas pasivas, un concepto aparecido en los 80 y que en los últimos años ha empezado ya a utilizarse en España. El concepto de casa pasiva consiste en una vivienda diseñada y construida para tener el menor gasto energético posible. La mayor parte de la energía de una vivienda se consume al acondicionar el ambiente de la casa, ya sea en invierno calentando o en verano enfriando. No estamos hablando de medidas que ayuden a reducir un pequeño porcentaje, sino que hablamos de reducir hasta un 90% el consumo energético de la vivienda.

casa_pasiva

via

¿Como se consigue esta reducción espectacular? El concepto de la Passivhaus se fundamente en 7 principios básicos:

Superaislamiento
Eliminación de los puentes térmicos
Control de las infiltraciones de aire
Ventilación mediante recuperador de calor
Ventanas y puertas de altas prestaciones
Optimización de las ganancias solares y del calor interior
Modelización energética: programa PHPP

Además de esta optimización, estas medidas consiguen una vivienda con mayor comodida, sin ruido, no hay condensación, sin malos olores.

Eso sí, estamos hablando de una inversión altísima que a día de hoy pocas personas pueden permitirse, pues se calcula que la inversión realizada se recupera al cabo de 15 años.