Hoy cambiamos un poco de ideas y vamos a por un clásico: alicatar las paredes de la cocina. Primero podréis seguir los pasos y a continuación podréis ver un vídeo de los compañeros de BHG, que es una página fantástica.

Para esta remodelación necesitaremos, obviamente, azulejos o baldosas de pinza, una navaja, un mortero o masilla, una llana dentada, separadores y un cortador de azulejos o baldosas. Si solo vamos a utilizar una parte de una hoja, utilizaremos la navaja para cortar la malla de fondo a partir de la parte inferior de la pared y para arriba.
Aplica una capa de mortero de masilla o pegamento extendiendo uniformemente. Sujeta el borde de la llana dentada en un ángulo de 45 grados con respecto a la pared arrastrándolo para hacer surcos en el pegamento. Esto ayuda a que los azulejos se adhieran firmemente a la pared. Trabaja pequeñas secciones para que el mortero de masilla o pegamento no se ponga demasiado seco antes de aplicar la baldosa o azulejo. Posiciona y pulsa los azulejos en la pared, trabajando desde la encimera hasta arriba.
Aplica presión firme y constante con las manos para asegurar una unión sólida. Utiliza separadores de plástico entre los azulejos y la encimera para evitar que se separen, incluso a medida que presionas las hojas de baldosas adyacentes en su lugar. Continua la colocación de baldosas en la pared siguiendo el patrón que has creado previamente.
Utiliza un cortador de baldosas para hacer cortes limpios y rectos para piezas hechas a la medida alrededor de la ventana o las cajas de salida. Continúa hasta que la pared posterior está cubierta. Después de que el mortero haya fraguado durante el tiempo recomendado, está listo para la lechada.