En enero de 1961, un cliente de la casa nos enseñó un nuevo nivel y comentó que “ya que viajáis tanto, podríais intentar importar este nivel ANTICHOC.” Un mes más tarde, ya nos habíamos desplazado a la pequeña ciudad fronteriza de Saint Louis, entre Suiza y Francia, y empezábamos a negociar  con el propietario de los famosos niveles ANTICHOC, Mr. Holzac. Años después, aumentamos la oferta con los flexómetros MABO. Posteriormente, una empresa americana compró MABO y ANTICHOC, y 7 años más tarde, nosotros sacábamos nuestra propia marca KAPATAZ. Con este nombre incorporamos a nuestra oferta inicial múltiples productos de fabricantes de todo el mundo, siempre buscando satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Y así seguimos más de 50 años más tarde.