Hoy utilizaremos el cemento de nuevo como un elemento decorativo. Con el cemento haremos unas letras que servirán para decorar tu habitación, salón… Y le darán un toque diferente.

Para empezar, necesitaremos una bolsa de cemento rápido, guantes, molde de silicona con el alfabeto, cuchara, vaso desechable, cuchillo o varilla de madera, una pequeña botella con atomizador de plástico, toallas de papel, un rollo de cinta magnética adhesiva y tijeras.

 

Con los guantes, mezcla cemento en una taza desechable de acuerdo con las instrucciones del paquete. Con cuidado, reparte el cemento con una cuchara en  los moldes del alfabeto, uno a la vez. Asegúrate de que cada letra está llena de cemento. Usa la parte plana de un cuchillo o un palo de madera para raspar el exceso de cemento fuera ejecutando lentamente sobre la parte superior de cada molde También puedes limpiar con toallas de papel alrededor de los bordes de las letras.

Deja que el cemento se seque durante 1-2 horas, pulverizando un poquito con una botella de spray cada vez que la superficie presenta un aspecto seco. Una vez que el cemento se ha secado, saca cuidadosamente cada letra de molde. Corta piezas cuadradas y rectangulares de cinta adhesiva imán para adaptarse a las espaldas de cada letra y seguir adelante. Las letras de cemento son un poco pesadas, así que asegúrate de cubrir la mayor parte de la parte trasera con banda magnética para que no terminen en el suelo. ¡Se adhieren a la nevera y ya está!

La última parte es opcional, si no quieres ponerlas en tu nevera, con sacarlas del molde y colocarlas en una estantería también puede servir. Una vez terminadas ¡también podéis pintarlas de colores!

Como véis, es muy sencillo y funciona muy bien como elemento decorativo.