Rusty_tools

Y es que por muy buenas que sean tus herramientas, si no las cuidas y guardas en buenas condiciones lo más probable es que terminen oxidándose, convirtiéndose en un un trasto inútil amontonado en nuestro almacén, garaje o taller.

Para evitar esto, tenemos unos trucos muy pero que muy sencillos que evitarán futuras sorpresas.

· Guarda tus herramientas en pequeñas bolsas de plástico con arroz o tiza. Absorben la humedad y con ello evitan el desgaste de las herramientas.

· Cuelga las diferentes herramientas separadas con clavos en una tabla de madera. Así no estarán en contacto, evitando que se oxiden.

· Puedes usar también aceite de linaza. Dale una buena capa con un trapo una vez hayas utilizado las herramientas y guárdalas. Repite este proceso cada vez que las utilices.

Si tienes herramientas oxidadas no te preocupes, aún puedes darle una segunda vida. Frótalas con petróleo o aguarrás, empléate a fondo y obtendrás resultados.

Cuando tengas las herramientas en condiciones, ya podrás llevar a cabo cualquiera de nuestros proyectos, ideas y consejos. ¡Sigue atento que vienen más!